Steps to help children cope with tragedies / Pasos para ayudar a los niños a afrontar las tragedias

Recent news of terrorist events and shootings have caused us all to be concerned and alarmed. We may feel more vulnerable than before, and sometimes it’s hard to know which threats to take seriously and how best to protect ourselves. Children experience many of the same feelings as adults — sometimes to an even greater degree. Their dependence on adults and limited experience with danger can make news of threats and attacks especially terrifying for them. How can we reassure them in times of increased anxiety? Here are some tips for helping children cope with news of mass shooting and terrorist events:

Limit exposure

There has been a dramatic change in how (and how often) the news is reported. A sensationalistic, 24-hour news cycle is pervasive in our society, such that we (and our children) can be subjected to constant news of violence. Using the child’s age and maturity level as a guide, parents and other caretakers can be intentional about how information about world events is conveyed to their children. Here is a guideline:

Ages 0-6:— No news is good news. Children below the age of 7 not only have trouble understanding much of what is in the news but also have difficulty putting the information into perspective because of their limited experience with the outside world. If a terrorist is on the loose, many 5- and 6-year-olds will be sure he’s coming after them. It will likely be difficult to shield children from news of national events such as terrorist attacks, but even information about such widely reported news stories should come through a trusted adult who can help them understand, using age-appropriate language, what everyone is talking about.

Ages 7-12:— Parental guidance suggested. If children this age are in the room (or car) when the news is on, parents should be especially vigilant for stories that are too graphic for their young ears. They might understand more than we think or interpret information erroneously. Be especially careful to shield elementary-age kids from stories of crimes against children. There’s no evidence that exposure to these events via the news helps to protect them from harm, and it may make them fearful.

Ages 13 and up:— Talk about it. While young children might think everything will happen to them, teens often have the opposite problem. Their belief in their own invincibility can sometimes be tempered by healthy exposure to news about others their age, and it’s important for teens to be knowledgeable about current events at a time when you still have the opportunity to give them your take on what’s going on in the world.

Reassure children

Let children know that such violent events are rare, and that you are working to keep them safe. Unfortunately, we can’t promise our children that a terrorist attack will never hit close to home, but we can reassure them that while the news might make them feel like these events happen all the time, they are actually very rare. In my own psychology practice, I often help children understand how rare these attacks are by asking them if anyone they know — at home, school or church — has ever been the victim of a terrorist attack. Generally, they answer “no,” to which I respond, “If it’s never happened to anyone we know, it can’t be that common, right?” Let children know that you are always working to keep yourself, and them, safe. Tell them you know what to watch for when you are in large gatherings and public places, and that’s one reason why you want them to stay close by, where you can see them.

Watch for anxiety

There has been a dramatic rise in the diagnosis of anxiety disorders in children in recent years, and news exposure may be one of the contributing factors. If your child expresses extreme and atypical fears about separating from you, frequent nightmares or physical symptoms of stress, like headaches, stomachaches and difficulty sleeping, it may be advisable to speak with a child psychologist or counselor about working on coping skills you or the counselor could teach your child to better manage his or her anxiety. Cognitive-behavioral therapy, which involves identifying and changing habits of anxious thoughts as well as learning new behaviors for controlling anxiety, has been shown to be especially effective.

Be peacemakers

Christ calls each of us to follow his example, loving others as he has loved us. This begins in our own homes. Prompt children to look for ways they can help others at home, at school and in the community. Teach them how to be accepting of differences and find common ground. Coach them through conflicts with siblings and peers so they can learn effective ways to solve problems and get along with others.

Sometimes children (and adults) ask why God allows terrorist attacks and other tragedies. While this is difficult to understand, one thing we can know is that God is always near to people who are suffering. We believe in a God who suffers with us and helps us through even the most difficult of times. We also see his presence in all of the helpers who respond to such attacks and tragedies. Terrorist attacks and mass shootings are vivid examples of the worst in humankind, but our response to them can often bring out the best in us. We must never become callous or desensitized to acts of violence in our world, but instead we should ask ourselves, “How can we help?”

Let us not let terrorism keep us from living our lives with confidence, joy and hope. One of the most commonly repeated sayings in Scripture is, “Do not be afraid.” Instead, let’s turn to God and work together with him to build a world where all can live in safety and peace.

Joseph D. White is Our Sunday Visitor’s national catechetical consultant.

En español

Pasos para ayudar a los niños a afrontar las tragedias

Respuestas adecuadas para cada edad para ayudarles a reducir el miedo y la confusión causados por los tiroteos y ataques que aparecen en los noticieros

Las noticias recientes sobre tiroteos y ataques terroristas nos causan preocupación e inquietud. Probablemente nos sentimos más vulnerables que nunca y en ocasiones, es difícil saber cuándo debemos darles importancia a estas amenazas y cómo podemos protegernos de ellas.  Al igual que los adultos, los niños experimentan estas emociones, algunas veces de manera más intensa.  Los niños todavía dependen de los adultos y tienen poca experiencia con lo relacionado al peligro; es por eso que les resulta particularmente aterrador escuchar o ver noticias sobre amenazas y ataques. ¿Cómo podemos darles seguridad en estos momentos de ansiedad? A continuación presento algunas ideas para ayudar a los niños a hacer frente a las noticias sobre tiroteos en masa y actos de terrorismo:

Limitar su acceso a las noticias

Hoy en día, las noticias se reportan de una manera muy diferente y con mucha más frecuencia.  Actualmente, las noticias se repiten de manera sensacionalista una y otra vez durante todo el día, por lo que nosotros (y nuestros hijos) estamos expuestos constantemente a la violencia. Para que los padres y los encargados del cuidado de los niños puedan determinar el tipo y la cantidad de información que los pequeños deben recibir, es aconsejable tomar en cuenta la edad y el nivel de madurez de estos. Aquí presento una guía:

0-6 años: — Para los niños menores de 7 años no solo es difícil entender lo que sucede en las noticias, sino que también es difícil poner esta información en perspectiva, ya que tienen muy poca experiencia en el mundo real. Si un terrorista anda suelto, muchos niños de 5 o 6 años van a creer que seguramente va a venir a buscarlos a ellos. Como son acontecimientos que andan en boca de todos, indudablemente será difícil evitar que los niños se enteren de ciertos sucesos como un ataque terrorista; por eso es importante que esta información provenga de un adulto de confianza que pueda ayudarles a comprender lo que sucede, utilizando lenguaje apropiado para su edad.

7-12 años: — Si algún niño de esta edad se encuentra en la misma habitación (o en el coche) durante el noticiero, los padres deben prestar mucha atención y estar alertas en caso de que las historias que se reportan sean demasiado gráficas. Probablemente nuestros hijos entiendan más de lo que creemos o interpreten la información de forma errónea. De manera particular, asegúrese de evitar que su hijo de esta edad escuche noticias sobre delitos cometidos en contra de niños. No existe evidencia que pruebe que estar expuestos a este tipo de noticias los proteja de algún daño, y lo más probable es que esta información les cause mucho temor.

13 años y mayores: — Hable con ellos. Mientras que los niños pequeños tienden a creer que todo les puede suceder a ellos, los adolescentes con frecuencia piensan lo contrario. Su sentido de invencibilidad podría moderarse un poco si se les expone de manera cuidadosa a las noticias. Además, es importante que los adolescentes estén informados de los hechos de actualidad, ahora que usted todavía tiene la posibilidad de compartir con ellos su punto de vista sobre lo que sucede en el mundo.

Darles seguridad

Hágales saber a sus hijos que eventos como estos no son muy comunes y que usted siempre trata de mantenerlos a salvo. Desafortunadamente, no podemos prometerles a los niños que no va a suceder un ataque terrorista en nuestra ciudad; pero podemos recordarles que aunque los noticieros nos hacen sentir que este tipo de acontecimientos sucede todo el tiempo, en realidad no es así. Como psicólogo, ayudo a los niños a comprender que estos ataques no suceden con tanta frecuencia como parece. Les pregunto si conocen a alguien en la casa, la escuela o la iglesia que haya sido víctima de un ataque terrorista. Por lo general la respuesta es “no”, a lo que yo contesto, “si nunca le ha sucedido alguien que conocemos, entonces no es algo tan común, ¿cierto?”. Hágales saber a los niños que usted siempre está haciendo todo lo posible para estar a salvo y para mantenerlos a salvo. Dígales que usted sabe reconocer situaciones de peligro en lugares públicos, y que es por eso que les pide que estén siempre cerca, donde pueda verlos.

Reconocer indicios de ansiedad

Recientemente se ha incrementado de manera notable la detección de trastornos de ansiedad en los niños, y es probable que estar expuestos a las noticias sea uno de los factores que contribuyen a esto. Si su hijo manifiesta miedo extremo y atípico a separase de usted, tiene pesadillas con frecuencia o muestra síntomas físicos derivados del estrés como dolores de cabeza, de estómago o padece de insomnio, es recomendable hablar con un psicólogo o consejero infantil sobre algunas técnicas que podrían enseñarle a su hijo a manejar mejor su ansiedad. Un método que ha comprobado ser particularmente efectivo es la terapia conductiva-conductual, que ayuda al paciente a identificar y cambiar los pensamientos de ansiedad y a aprender nuevos comportamientos para controlarla.

Ser conciliadores

Cristo nos llama a seguir su ejemplo: amar a los otros como Él nos ha amado. Esto comienza en nuestros propios hogares. Anime a los niños a buscar maneras en las que puedan ayudar a otros en la casa, en la escuela y en la comunidad. Enséñeles a aceptar las diferencias y a encontrar cosas en común con los demás. Guíelos cuando tengan conflictos con sus hermanos y amigos para que aprendan a encontrar maneras para resolver sus problemas y a llevarse bien con otros.

Algunas veces, los niños (y los adultos) se preguntan por qué Dios permite los ataques terroristas y otras tragedias. Aunque es difícil de comprender, una cosa que sabemos con certeza es que Dios siempre está cerca de la gente que sufre. Creemos en un Dios que sufre con nosotros y que nos ayuda en los momentos más difíciles. También podemos ver su presencia en todos los socorristas que responden a estos ataques y tragedias. Los ataques terroristas y los tiroteos son vivos ejemplos de lo peor que existe en la humanidad entera, pero nuestra respuesta ante ellos con frecuencia saca lo mejor de nosotros. Nunca debemos volvernos indiferentes o insensibles a los actos de violencia en nuestro mundo, más bien debemos preguntarnos, “¿Cómo podemos ayudar?”.

No permitamos que el terrorismo nos impida vivir nuestras vidas con confianza, gozo y esperanza. Una de las frases más repetidas en las Sagradas Escrituras es: “No teman”. Por el contrario, volvámonos a Dios y trabajemos junto con Él para construir un mundo en el que todos podamos vivir seguros y en paz.

Joseph D. White es un asesor nacional sobre catequesis de Our Sunday Visitor.